VAGINAS ARDIENTES


Necesito de tí porque despiertas
el volcán que en mi piel había dormido
porque clavas tu lengua con violencia
como un huracán enfurecido.

Necesito de tí porque eres bella
porque ries cuando es ruda mi suerte
por tu lengua delgada que es muy diestra
por tus dedos sedosos tan ardientes.

Necesito de tí loba salvaje
de tu modo de amar tan primitivo,
necesito de tí como el paisaje
necesita de el viento y el rocío.

SALOMÓN BORRASCA